Protección de dispositivos móviles – ¿Se están haciendo los smartphones demasiado inteligentes?

05/08/15

By Nino Treusch on Feb 4, 2014

IDC ha señalado que se han vendido un total de 418,6 millones de teléfonos móviles en el primer trimestre de 2013, frente a los 402,4 millones de unidades del primer trimestre de 2012. De esas unidades, 216,2 millones corresponden a smartphones, es decir, el 51,6%, lo que significa que por primera vez las ventas de este tipo de dispositivos han superado a los terminales estándar. Se prevé que las ventas de smartphones crecerán hasta 1.450 millones (2016) con una tasa anual compuesta del 26% entre 2011 y 2016 y representarán dos tercios del mercado de la telefonía móvil.

El fenómeno de los smartphones está sacudiendo el mundo, pues cada vez más consumidores utilizan estos dispositivos.  Pero, ¿se están haciendo los smartphones demasiado inteligentes? ¿Podría suponer esto una barrera potencial para su crecimiento futuro?

Los smartphones están empezando a gestionar todos los aspectos de nuestra vida cotidiana

Los smartphones están empezando a gestionar todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Incluso las tareas más mundanas se pueden realizar ahora utilizando dispositivos a medida que desarrollan aplicaciones y funciones para hacernos la vida más fácil.  Pero, ¿nos estaremos volviendo más holgazanes mientras nuestros teléfonos se hacen cada vez más inteligentes?  Ya no necesitamos escribir correctamente, porque nuestros smartphones nos corrigen los errores. No necesitamos memorizar fechas importantes, porque el teléfono nos las recuerda. No necesitamos leer mapas, porque nuestros dispositivos saben dónde estamos y pueden calcular la mejor ruta para nosotros. Incluso podemos gestionar nuestras amistades de forma remota a través de las aplicaciones sociales de nuestros aparatos.  Pero, ¿podría ser esto un mayor motivo de perdición?

Conforme aumenta la sofisticación de los smartphones, los consumidores pueden terminar gastando cada vez más dinero, no solo para actualizarse a la versión más reciente, sino también para comprar aplicaciones y estar a la última.  Esto puede suponer cuantiosas inversiones en smartphones.  Además, cuanto más sofisticado es el dispositivo, más oportunidades de robo, tanto del propio smartphone como de los datos que contiene.  Cuantas más funciones tengamos en nuestros teléfonos y para cuantas más cosas los usemos, más atractivos les resultarán a otros y mayor será la oportunidad que tendrán los piratas informáticos de acceder a nuestra información personal.

¿Qué haríamos si perdiéramos, nos robaran o se averiara nuestro teléfono móvil?

Por tanto, ¿qué haríamos si sucediera lo peor y perdiéramos, nos robaran o se averiara nuestro teléfono móvil?  ¿Quedaría nuestra vida en suspenso?  Los seguros de protección de dispositivos móviles pueden ser la solución, ya que garantizan la inversión económica que hemos realizado en nuestros smartphones.  Una póliza bien diseñada nos permitirá seguir con nuestras vidas y las comodidades que nos brindan los smartphones con una interrupción mínima gracias a los servicios de reparación y sustitución rápidas, además de mantener la seguridad de la información personal importante con copias de seguridad de los datos, siempre que el cliente haya habilitado estas medidas.

El futuro es ciertamente brillante para el smartphone, pero no debemos dejar que su desarrollo constituya su perdición.  Los teléfonos más inteligentes son aquellos que nos ayudan a gestionar todos los aspectos de nuestra ajetreada vida profesional y social. Los consumidores más inteligentes son aquellos que comprenden lo vulnerables que pueden ser estos dispositivos móviles y que toman medidas para protegerlos.

Hemos actualizado nuestros Avisos de Privacidad y Cookies. Por favor, lea las actualizaciones con atención. Para obtener más información, por favor haga clic aquí. Aviso de privacidad | Aviso de Cookies